Últimas entradas

Traductor

miércoles, 9 de diciembre de 2015

Aspectos metodológicos a tener en cuenta en minibasket

Probablemente estemos ante uno de los grandes retos que tenemos los entrenadores en la formación de los jugadores,


la gran cantidad de factores a tener en cuenta nos obliga a tener que abrir nuestro campo de conocimiento más allá del mero plano teórico, la responsabilidad que recae sobre la figura del entrenador sobre la adecuada progresión de un jugador puede que marque en gran medida cómo será la proyección del mismo en etapas más avanzadas, cómo podemos optimizar ese desarrollo hace que debamos poner el foco sobre estas cuestiones desde las más tempranas edades, incluso comenzando en la etapa ahora llamada de Babybasket.

Etapa 5-6 años:

El primer factor que debemos tener en cuenta, y sobre el que cimentar cualquier tipo de aprendizaje, es que la enseñanza debe estar en relación con el conocimiento del propio cuerpo, del espacio, del tiempo, y de los objetos presentes. La labor del entrenador debe centrarse en el desarrollo de capacidades senso-perceptivas, del propio esquema motor y postural del niño. En esta fase debemos ir introduciendo poco a poco al jugador en la toma de decisiones simples, siempre desde un punto de vista global, enmarcado en un reglamento adaptado con unas reglas mínimas, y de fácil aceptación para ellos.
¿Es recomendable introducir aspectos de preparación física a edades tan tempranas? Desde luego puede resultar muy productivo siempre y cuando éstos se presenten a los niños de una forma lúdica, favoreciendo el desarrollo de los esquemas anteriormente comentados.

Etapa 7-8 años:

En esta etapa se van perfeccionando los esquemas motores básicos los cuales favorecen la transformación en habilidades motrices más complejas. En esta fase la figura del preparador físico adquiere mayor importancia, de nuevo desde un punto de vista lúdico, “que no parezca prepa”, integrando en ella el balón, el desarrollo de la capacidad coordinativa, y articular deben ser puntos básicos en esta fase formativa.
¿El aprendizaje debe construirse de una forma global o analítica? Quizás éste sea uno de los debates más importantes a los que debamos hacer frente a la hora de realizar nuestras planificaciones. La combinación de ambas metodologías nos permitirá ofrecer al jugador una formación más completa. Los entrenadores debemos adaptarnos a ello, y ser conscientes que las situaciones de trabajo global nos exigirán correcciones de tipo global, y que cuando introduzcamos aspectos de técnica individual esas correcciones han de ser más específicas.

Etapa 9-10 años:

En esta etapa hay que considerar la importancia que tiene o debería tener la técnica individual en la formación de un jugador de baloncesto, este aspecto nos obliga a focalizar la atención en metodologías de tipo más analítico, sin olvidarnos de continuar el proceso de construcción global del juego. De la globalidad de la fase anterior, nos centramos en aspectos más analíticos para volver a la globalidad al finalizar esta etapa formativa. Este proceso debería ayudar al jugador a verificar lo aprendido.
Nuevos debates se presentan en esta fase del proceso de aprendizaje, ¿Debemos especificar los roles de los jugadores?, ¿Juego libre o con cierta estructuración?, ¿Qué conceptos debemos introducir y cuáles no?, etc…La figura del director técnico adquiere una gran importancia para guiar a los entrenadores a resolver dichas cuestiones, marcando unas directrices comunes para todo el club, es clave evitar la improvisación para conseguir una construcción sólida de los aprendizajes.

Independientemente de la metodología que los entrenadores llevemos a cabo con nuestros jugadores hay aspectos comunes a los que debemos prestar atención:
  • La ilusión y la motivación deben ser las piedras claves en todo este proceso formativo.
  • Desdramatizar la competición a favor de la formación.
  • Educar en el pensamiento táctico desde la producción autónoma.
  • Introducción progresiva de aspectos cognitivos que favorezcan el análisis y la resolución de los problemas.
  • Todas las situaciones que ofrezcamos al jugador han de transferirse a situaciones de juego real.

Alejandro Senra del Cerro
Entrenador Superior de baloncesto

No hay comentarios:

Publicar un comentario